Ideales de los Conquistadores

3 03 2009


El Blanco: “El mensaje del advenimiento a todo el mundo en mi generación”


¡Cuán general y al mismo tiempo cuán definido es este blanco!
“El mensaje” es aquello que los jóvenes llevarán.
“A todo el mundo” es donde los jóvenes lo llevarán.
“En mi generación” significa cuándo lo llevarán.

El blanco demanda un conocimiento amplio del mensaje. Nadie puede dar a otros lo que el mismo no ha recibido. Se necesita más que una concepción teórica o inteligente del mensaje, ya que finalmente el corazón debe conocerlo del mismo modo que el intelecto. Es una doble necesidad la de conocer y sentir el mensaje, conocer y amar la verdad. Esas dos condiciones se necesitan para que el mensaje pueda ser llevado al mundo entero.

El Lema: “El amor de Cristo me motiva “

El lema basado en 2º Corintios 5:14, es la fuerza motivadora del movimiento JA
Bajo la inspiración de este lema, los conquistadores del mundo entero, en armonía con su blanco maravilloso, están avanzando en la conquista de almas para el reino de Dios.

“El amor de Cristo” en el corazón es el secreto del programa del Club de Conquistadores. Sin amor no habrá sólo formalismo y seguro fracaso. Con él, el éxito es seguro, porque es un amor que nunca decepciona. Ese es el amor que siempre triunfará. Avanza a despecho de cualquier dificultad, hasta que la tarea se haya concluido, el conflicto se haya ganado y se haya alcanzado la victoria.

El Voto: “Por la gracia de Dios, seré puro, bondadoso y leal, Guardaré la Ley del Conquistador seré siervo de Dios y amigo de todos”

“Por la gracia de Dios”, significa que depende de Él, reconociendo que con su fuerza se perfecciona mi debilidad. Significa que sólo dependiendo de Él puedo hacer su voluntad. Significa que solamente por medio de la gracia soy salvo de mis pecados, a través del poder de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor.

“Seré puro”, significa que llenaré mi mente con todo lo que es bueno y verdadero, y que emplearé mi tiempo en actividades que me ayudarán a desarrollar un carácter firme y puro.

“Seré bondadoso”, significa que seré considerado y amable, no solamente con mis semejantes, sino con todo lo que fue creado por Dios.

“Seré leal”, significa que seré honesto y correcto en mis estudios, trabajo y juegos, y que siempre podrán contar con que haré lo mejor que pueda en todo.

“Guardaré la Ley del Conquistador”, significa que estudiaré el significado de la Ley del Conquistador, y que me esforzaré por vivir de acuerdo con su espíritu, reconociendo que la obediencia a la Ley es esencial en cualquier organización.

“Seré siervo de Dios”, significa que me propongo servir a Dios en primer, último y mejor lugar en todo lo que hago o sea.

“Seré amigo de todos”, significa que viviré para bendecir a otros y seré con ellos como quiero que sean conmigo.


La Ley:

La Ley del Conquistador me manda:

  1. Observar la Devoción Matutina.
  2. Cumplir fielmente con la parte que me corresponde.
  3. Cuidar mi cuerpo.
  4. Tener una conciencia limpia.
  5. Ser cortes y obediente.
  6. Andar con reverencia en la Casa de Dios.
  7. 7. Conservar una canción en el corazón.
  8. 8. Ir donde Dios mande.


Observar la Devoción Matutina. Cada Conquistador debe orar y estudiar su Biblia cada día. La mejor forma de empezar el día es observando la Devoción Matutina, la cuál ha sido preparada especialmente para cada jovencito Adventista del Séptimo Día.

El primer alimento que necesito es la Palabra de Dios. La estudiaré y meditaré en ella, y la haré parte de mi devoción personal diaria.

Oraré dándole gracias a Dios por sus bendiciones y pidiéndole las cosas que tanto yo como otros necesitamos. Dios ha prometido oírme.

Compartiré lo que he aprendido en la Palabra de Dios con mi familia y otros. Quiero que Jesús vuelva pronto, y que otros lleguen a conocerlo personalmente como yo lo conozco.

Observare la Devoción Matutina porque es el plan de Dios para enriquecer mi vida espiritual y prepararme para su reino.

Cumplir fielmente con la parte que me toca. “Un carácter formado a la semejanza divina es el único tesoro que podemos llevar de este mundo al venidero. Los que en este mundo andan de acuerdo con las instrucciones de Cristo, llevarán con sigo las mansiones celestiales toda adquisición divina. Y en el cielo mejoraremos continuamente. Cuan importante es, pues, el desarrollo del carácter en esta vida” (MJ, Págs. 98, 99)

Reconociendo esta gran necesidad en el mundo y en mi vida, no temeré a nada que sea mi deber. Cumpliré gozosamente con mis responsabilidades en la casa, en la escuela y en la iglesia. Demostraré un espíritu de equidad en el juego o deporte, esforzándome por hacer siempre lo mejor.

Haré honradamente mi parte evitando meterme en problemas, cuidando mi dinero, respetando lo que no es mío y cumpliendo con todas mis responsabilidades.

Cuidar mi cuerpo. “La salud física perfecta es una las más grandes ayudas para formar en la juventud caracteres puros y nobles, fortaleciéndolos para dominar el apetito y refrenar los excesos degradantes” (MJ, Pág. 231)

Reconozco que el tiempo de establecer buenos hábitos, de aprender a tener control propio y mantener un cuerpo sano, es en los años de mi juventud. También reconozco que mi cuerpo es templo del Espíritu Santo, y que se me ha confiado el cuidado del mismo. Es mi responsabilidad aprender principios que me ayuden a vivir felizmente y libre de los vicios y la corrupción del mundo.

Mantendré mi cuerpo saludable respirando profundamente, haciendo ejercicios, usando la debida alimentación y vestimenta, y evitando los venenos del alcohol, el tabaco, el té, el café y otras drogas dañinas.

No acortaré mi vida ni la oportunidad de servir a Dios degradando y abusando de mi cuerpo.

Tener una conciencia limpia . La Biblia dice, “Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y los buenos” (Proverbios 15:3)

Tener una conciencia limpia significa que no importa donde estemos, a la vista de todos o en algún lugar oscuro o escondido, podemos mirar a Jesús cara a cara y no sentir miedo. Adán y Eva huyeron de la presencia de Dios. No podían encontrarse con él porque habían pecado.

Para tener una conciencia limpia no debo mentir ni engañar. Siempre diré la verdad aunque haya de sufrir. Despreciaré toda palabra y pensamientos impuros.

Ser cortés y obediente. “La regla de oro es el principio de la verdadera cortesía, y su más fiel ilustración se halla en la vida y el carácter de Jesús. ¡Que rayos de suavidad y belleza emanaban de la vida diaria de nuestro Salvador! ¡Que dulzura fluía de su presencia! En sus hijos se revelará el mismo espíritu” (MJ, Pág. 418)

Quiero ser cortes porque la cortesía es la manifestación exterior del amor que emana de un corazón que refleja el amor de Jesús. Siempre daré un saludo bondadoso y estaré listo para ayudar al extraño, al anciano, al enfermo, al pobre y los pequeñuelos.

Reconozco que la obediencia a Dios ocupa el primer lugar, sigue la obediencia a los padres y luego la obediencia a los maestros y oficiales. Quiero seguir el ejemplo de Jesús que fue obediente hasta la muerte de cruz. vino a cumplir una misión y fue obediente a su Padre Celestial.

Andar con reverencia en la Casa de Dios. Cuando Moisés entró en la presencia de Dios para recibir los diez mandamientos se le pidió al pueblo que se santificará y que lavara sus ropas. Debería tener reverencia ante Dios del Universo. “Tanto los niños como los jóvenes nunca deben sentir que es motivo de orgullo ser indiferentes y descuidados en las reuniones donde se adora a Dios” (MJ, Págs. 263, 264)

Andaré con reverencia en su santuario adaptando mis pies, mis manos y mi corazón al aocasión y al lugar. Dios está en la iglesia y seré cuidados en todo lo que diga y haga.
Seré reverente e la oración. Cerrare mis ojos y conservare una postura apropiada y digna mientras hablo con Dios.

Respetaré el santuario, el edificio y sus muebles. No hablaré con mis compañeros; recordaré que los ángeles se cubren con humildad cuando se acercan al trono de Dios.

Conservar una canción en el corazón. “La melodía de la alabanza es la atmósfera del cielo; y cuando el cielo se pone en contacto con la tierra, se oye música y canto, “acciones de gracias y voz de melodía”” (MJ, Pág. 289)

Conservaré una canción en mi corazón porque soy feliz, pues he sido redimido. Cantaré cuando esté acompañado o a solas. Quiero sentir el gozo de la salvación, el gozo de ser cristiano, el gozo que uno experimenta al estar con Dios. Cantaré cuando todo vaya bien y cuando las cosas vayan mal. Sé que las pruebas y las tribulaciones son la forma como Dios me enseña y me moldea.

“Cántese en el hogar cantos dulces y puros, y no habrá menos palabras de censura y más de alegría, esperanza y gozo. Cántese en la escuela y los alumnos serán atraídos más a Dios, a sus maestros y los unos a los otros” (MJ, Pág. 290)

Ir donde Dios mande. El único propósito del Conquistador es hacer la obra de Dios.
“Los niños pueden ser misioneros aceptables en el hogar y en la iglesia. Dios desea que se les enseñe que están en ese mundo para prestar servicio útil, no solamente para jugar. En el hogar se les puede educar para hacer obra misionera que los preparará para actuar en más vastas esferas de utilidad. Padres, ayudad a los niños a realizar el propósito que Dios tiene para ellos” (MJ, Pág. 223)

¡Que tremenda oportunidad de poder tener parte en la terminación de la obra de Dios en la tierra! Los ángeles estarían felices de realizar este trabajo, pero fue dado a los hombres y mujeres, a los jóvenes y a los niños y niñas.


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: